Mes: abril 2016

Las firmas de lujo sufren la llegada del reloj inteligente

Las firmas de lujo sufren la llegada del reloj inteligente

En 2015 los envíos de ‘smartwatches’ superaron por primera vez a los pedidos de relojes tradicionales

El emblemático reloj suizo está en sus horas más bajas. La aparición de los relojes digitales e inteligentes, acompañados por el frenazo del mercado asiático, ha reducido el negocio de uno de los productos más exportados de Suiza. En febrero, el total de exportaciones de relojes de alta gama sufrió un descenso del 3,3% con respecto al año anterior, mientras que en enero fue del 8%. En el último trimestre de 2015, el total de remesas de relojes de marcas, como Swatch o Cartier, resultó por primera vez inferior al número de pedidos de relojes inteligentes: 8,1 millones de unidades, contra 7,9 millones, según la consultora Strategy Analytics.

La digitalización del sector del reloj, liderada por grandes productores tecnológicos, como Apple y Samsung, les está costando caro a los productores suizos. Esta es la conclusión del estudio de Strategy Analytics, que detalla cómo en 2015 el número de pedidos de relojes suizos en el mundo cayó un 4,8%, mientras que el incremento de los envíos de smartwatch, los relojes digitales inteligentes, se triplicó: un alza del 315% que, de todas formas, refleja el hecho de que hace dos años estos artículos tenían una consistencia de mercado casi nula.

La industria de reloj suiza, con más de cuatro siglos de actividad, sufre la llegada de los nuevos competidores tecnológicos. Son los mismos fabricantes a mostrar su preocupación. El sector suma doce meses de caídas en las ventas al exterior y tarda en recuperarse en los mercados asiáticos. Solo en enero y febrero las exportaciones en países como Hong Kong cayeron entre un 20% y un 30%, mientras que en China la reducción rozó el 7%. Y es que el mercado del lujo acabó el año con índices positivos, incluso rompió la barrera del billón de euros en ventas, pero tuvo una mancha negra: los relojes de alta gama.

“Los suizos han reaccionado muy lentamente ante el desarrollo de los smartwatch“, revela Neil Mawston, investigador de Strategy Analytics. El valor total de relojes producidos en Suiza alcanza los 5.000 millones de euros –mientras que los smartwatch mueven ya más de 1.700 millones–, pero en el nuevo contexto digital casi todas la marcas sufren la competencia de Apple y Samsung. Marcas de gama alta, como Cartier o IWC, redujeron su negocio en el exterior un 3,2%, pero también Swatch, el productor de relojes de gama media, vio cómo sus exportaciones retrocedieron un 2,3% en 2015.

El reloj inteligente de Apple copa más del 75% del mercado de los smartwatch, sostiene Strategy Analytics. “Son estos modelos, que tienen una finalidad más lúdica, los que quitan ventas a los artículos tradicionales”, asegura el profesor de marketing de ESADE, Carles Torrecilla. “Un Swatch puede servir para un uso diario o como complemento de moda; mientras que otras marcas se venden sobre todo como regalo: son estas las que sufren la competencia de los digitales”. Otra historia diferente es la de los Rolex, puntualiza el catedrático. A estos relojes, que tienen un “valor patrimonial” (es decir, cuyo valor no caduca en el tiempo), la llegada de los smartwatch no les está afectando demasiado.  

Cambio de estrategia

La industria de reloj suiza empezó a sufrir en 2012, tras la puesta en marcha en China de las primeras medidas anticorrupción. A ello se añadió la ola de protestas políticas que paralizaron parte de Hong Kong, el lugar donde la clase pudiente china adquiere artículos de lujo. La devaluación del yuan fue la última medida que tuvo un impacto sobre las ventas de relojes suizos en el país asiático. Debido a la pérdida de poder adquisitivo, el comprador chino, que representa el 50% de las ventas de relojes suizos, moderó su gasto.

Algunas marcas ya dan sus primeros pasos hacia la modernización. François Thiebaud, presidente del grupo Tissot, anunció en febrero que la marca introducirá a partir de este verano sus primeros modelos de smartwatch de lujo, cuyo valor alcanzará aproximadamente mil euros. Asimismo, Stephen Urquhart, director ejecutivo del grupo Swatch, dijo en una entrevista la prensa alemana que, pese a que de momento su empresa no tiene previsto producir smartwatch, no descarta nuevos planteamientos en el corto plazo.

Pero se trata de medidas aún tibias, insuficientes para proyectar a las marcas tradicionales en el nuevo negocio de la relojería inteligente y digital, consideran desde Strategy Analytics. “La industria relojera suiza paga haber metido la cabeza en la arena, esperanzado con que los smartwatch desaparecerán. Marcas como Tag Heuer representan un escaso 1% de todos los relojes inteligentes enviados a nivel mundial durante el último trimestre de 2015″, explican, por lo que dejan entender que el retraso de las marcas tradicionales con los fabricantes digitales podría ser ya demasiado elevado.

Fuente: economia.elpais.com


¿Qué es el Banco del tiempo de Viceroy?

¿Qué es el Banco del tiempo de Viceroy?

“Aquí lo importante no es lo que tienes, es lo que eres”.

Es una plataforma online desarrollada por Viceroy, donada a la sociedad para que la gente viva, aprenda y comparta habilidades, conocimientos y experiencias con otras personas.

El Banco de Tiempo Viceroy es el lugar donde intercambiar con los demás lo más valioso que posees, tu tiempo.

¿qué son los créditos de tiempo?

Por cada actividad que hagas recibirás créditos de tiempo que podrás canjear por algo que ofrezca otro socio del Banco de Tiempo Viceroy.

Por ejemplo, Marta le da una clase de yoga a Luis. A cambio, Marta consigue un crédito de tiempo de Luis, y puede usarlo para entregárselo a Tomás y que este le haga, digamos, un retrato a carboncillo de su cara, estableciéndose así una cadena de favores donde la gente intercambia su tiempo y no importa el dinero que tengas.

Trucos de conducción, dibujar, traducir al ruso, hacer punto, jardinería, cocinar una buena paella, cortar el pelo… si algo se te da bien, podrás intercambiarlo con el mundo.

Si quieres saber cómo funciona, pincha en este link.


El esperado ‘efecto llamada’ del Apple Watch

El esperado ‘efecto llamada’ del Apple Watch

Desde que comenzaron a circular los rumores del Apple Watch han ido apareciendo toda clase de relojes inteligentes, pero nadie ha logrado aún popularizarlos

La Apple que presentó el iPhone en 2007 era muy diferente de la que lanza en 2015 su reloj inteligente. Una de las cosas que ha cambiado es que sus competidores parecen querer impedir a toda costa que tome la delantera al lanzar una nueva gama de productos. Por eso desde que comenzaron a circular hace un par de años los rumores de que estaba desarrollando el Apple Watch han ido apareciendo toda clase de relojes inteligentes. Pero no es ningún secreto que nadie ha logrado aún popularizarlos.

La empresa que más ha peleado por encontrar su propio camino en este terreno ha sido paradójicamente una que de momento no ha lanzado ningún reloj: Google. Hace un año presentaron Android Wear, la versión para relojes de su popular sistema operativo. Se adelantaron incluso al anuncio oficial que realizó Tim Cook del Apple Watch.

En un dispositivo como un reloj el diseño y el logo de cada modelo son aspectos más importantes que el sistema operativo o las especificaciones técnicas del producto. Pero, el software y el hardware son clave para que la experiencia de uso en estos dispositivos resulte atractiva o frustrante.

En un dispositivo como un reloj, el diseño y el logo de cada modelo son aspectos más importantes que el sistema operativo o las especificaciones técnicas del producto

Los dos grandes inconvenientes de la mayoría de relojes inteligentes, incluido el de Apple, son la autonomía de la batería, más limitada incluso que las de los móviles, y la pobre experiencia que ofrecen si no van sincronizados a un teléfono. En algunos casos, como el del Apple Watch o ciertos modelos de Samsung, solo es posible sincronizarlos con móviles de la misma marca.

Solo los relojes de la startup Pebble ofrecen una solución a ambos problemas. Pues evitan que tengamos que cargar a diario las baterías. Para ello usan una pantalla que consume menos sacrificando bastante el nivel de resolución del texto y las imágenes. También cuentan con la ventaja de poder sincronizarse con teléfonos Android o con un iPhone. Pues existen tiendas de aplicaciones en ambas plataformas para añadir al reloj las miles que se han desarrollado para él

Varios modelos de los relojes inteligentes de Pebble.

Otra característica del Pebble es que su pantalla no es táctil. La interacción se produce mediante el micrófono y a través de cuatro botones. Sus principales carencias son que la red de distribución comercial no es comparable a la de otros fabricantes. En España solo se pueden comprar a través de Internet y algunos usuarios se han quejado de recargos por impuestos de aduanas al recibirlos en casa. Otra cosa que algunos echarán en falta es poder ver fotos en su pantalla.

Aunque nada de eso parece ser un gran problema para los que han comprado el millón de pebbles que se han vendido hasta la fecha. Una cifra que no está nada mal teniendo en cuenta que este aparato surgió con un sistema de venta por mecenazgo, una fórmula que por cierto siguen empleando.

Ya llevan casi 18 millones de dólares recaudados en Kickstarter para su nuevo producto: un Pebble que parece más un reloj en vez de un gadget y que contará con pantalla de tinta electrónica en color. Con ella afirman que lograrán un máximo de 7 días de autonomía. Sus cifras de ventas se explican en gran medida por sus atractivos precios. El nuevo modelo costará 199 dólares, 169 si se adquiere a través de Kickstarter

El reloj inteligente modelo ‘Moto 360’ de Motorola.

Samsung y Sony son las dos empresas que llevan una trayectoria más intensa en lo que respecta la producción de relojes inteligentes. Sobre todo la japonesa, que fue la primera gran marca en lanzar uno de estos dispositivos en 2012. El Sony Smartwatch 3 juega a su favor con que dispone de un GPS que permite salir sin el teléfono a la calle. Algo que muchos valorarán positivamente a la hora de hacer deporte sin tener que cargar con el móvil. Utiliza como sistema operativo Android Wear y su precio oficial es de 229 euros.

Mucho más extraña es la última apuesta de Samsung en este terreno. Su modelo Gear S es un reloj de grandes dimensiones y una batería en consonancia. Pues tiene una autonomía de dos días, al menos si lo usamos con moderación. Entre sus peculiaridades está que usa el sistema operativo Tizen en lugar de Android. Este permite cosas tan peculiares como mostrar un teclado en su pantalla. Evidentemente, no es buena idea redactar mensajes demasiado largos en una superficie tan diminuta.

Samsung y Sony son las dos empresas que llevan una trayectoria más intensa en lo que respecta la producción de relojes inteligentes. Sobre todo la japonesa, que fue la primera gran marca en lanzar uno de estos dispositivos en 2012

Su principal virtud es que es el único reloj que hoy por hoy permite usar una tarjeta SIM. Algo que hace que sea independiente de un teléfono para hacer cosas como hablar por teléfono o mandar mensajes. Eso sí, para cargar nuevas aplicaciones resulta imprescindible usar alguno de los teléfonos de la empresa que son compatibles con él. Una limitación bastante extraña con la que Samsung parece querer parecerse a Apple. El precio oficial de este reloj es de 399 euros.

Dos relojes basados en Android Wear que comparten un diseño esférico en lugar del típico diseño cuadrado, son el Moto 360 de Motorola y el LG G Watch Urbane. Ambos dispositivos cuentan con un diseño similar, aunque el segundo dispone de un hardware algo más avanzado, se han utilizado mejores materiales en su construcción y cuenta con una pantalla que permite mostrar permanentemente la hora en un modo de bajo consumo. El Motorola cuesta 249 euros. Se espera que el LG G Watch Urbane tenga un coste superior cuando se comercialice en España, pues el objetivo de la empresa surcoreana parece ser plantar cara directamente al Apple Watch.

Ahora toca ver cuantos relojes logrará Apple vender. No es descabellado pensar que incluso sus competidores pueden estar a la espera que el dispositivo arrase. Pues si algo así sucede será la mejor forma de que esta clase de relojes se popularice. Del éxito de Apple previsiblemente se beneficiarían sobre todo los que vendan productos más económicos, pues casi nadie duda de que Apple nuevamente reinará en la parte alta de la montaña.

Fuente: El País


Como escoger entre un reloj de cuarzo y uno automático

Como escoger entre un reloj de cuarzo y uno automático

Relojes de cuarzo vs. automáticos.

La pregunta de cuál es mejor es algo que divide al mundo de los relojes. Aquí hay algunas respuestas.

Lo básico

 Existen dos tipos de relojes: de cuarzo y mecánicos. Los primeros funcionan con una batería, mientras que los segundos son accionados por una liberación de energía cuidadosamente regulada desde un dispositivo de cuerda y utiliza exclusivamente componentes metálicos para medir el tiempo.

 Los relojes mecánicos pueden ser manuales o automáticos. En el reloj manual el usuario debe girar la corona o el “enrollador” para apretar la cuerda. Desde ahí funcionará por aproximadamente 40 horas en un enrollamiento total de la cuerda principal, aunque algunos tienen una reserva de poder que puede durar 10 días. En el reloj de cuerda automático la cuerda se enrolla automáticamente por un rotor que gira a la vez que se mueve la muñeca del usuario, lo que es el motivo de por qué se les suele llamar “automáticos” o cinéticos.

 Los relojes de cuarzo, que representan alrededor del 90% de los relojes en el mundo, contienen un cristal de cuarzo que vibra aproximadamente 33 veces por segundo. Un pequeño chip computarizado convierte las vibraciones en impulsos que llegan al motor eléctrico, alimentado por una batería, que hace que las manecillas se muevan.

Costo de manufacturación y precisión

 Aunque los relojes de cuarzo son más precisos y generalmente requieren menos mantenimiento, la manufacturación y habilidad que representa la cumbre de la relojería usualmente se asocia con los relojes mecánicos.  Los relojes automáticos más finos están dentro de las máquinas más intrincadas del mundo, y los relojeros continúan compitiendo entre sí para crear movimientos mecánicos cada vez más elegantes e ingeniosos al incorporarles todo tipo de características y “complicaciones” agregadas. Los relojes mecánicos más costosos llegan a cientos de miles o incluso millones de dólares. Sin embargo, Christopher Ward crea relojes automáticos maravillosamente manufacturados que están a partir de unos pocos cientos.

 Por otra parte, los relojes de cuarzo son los más precisos del mundo, y algunos tienen complicaciones que rivalizan con sus contrapartes mecánicas por un precio mucho menor. También son extremadamente livianos (el más liviano de todos, el Delirium IV de Concord, tiene un grosor de menos de 1mm), lo que les da a los diseñadores mucha más libertad. Los relojes de cuarzo solares Eco Drive también cuentan con popularidad.  La discusión respecto a cuál de los relojes es mejor se hace aún más complicada debido a Seiko, que ha creado una serie de relojes Spring Drive de gran prestigio, que utilizan la tecnología de cuarzo para modular el poder mecánico: la combinación de gran precisión con la manufacturación tradicional.

Complicaciones

Durante los últimos 200 años, los fabricantes de relojes han logrado proporcionarle a sus obras una variedad alucinante de complicaciones, algunas con el objetivo mejorar su precisión y otras simplemente para demostrar su ingenio y extraordinarias habilidades de micro-ingeniería.  Un buen ejemplo de lo último es el Opera One de Girard-Peregaux, que aparte de sus otras complicaciones, crea efectos reproduce fragmentos de conocidas arias de ópera al marcar la hora, con cuatro pequeños martillos de campana (tres de los cuales son visibles). Los relojes solares pueden tardar años más que meses en construirse.

Mecanismo Tourbillon

Como la gravedad interfiere con la mayoría de las partes delicadas de escape de un reloj (el mecanismo que transporta energía a la función de cronometraje del reloj), especialmente el espiral , los fabricantes han tratado de obtener por mucho tiempo un resultado consistente en el escape, sin importar en qué posición se encuentre. El mecanismo Tourbillon (que en francés significa torbellino) tiene como objetivo reducir los efectos de la gravedad al montar el volante y el escape en una jaula giratoria. La idea fue concebida por el inglés John Arnold antes de que fuese desarrollada por Abraham-Louis Bréguet alrededor de 1795. La primera producción de estos mecanismos fue en un reloj de carruaje hecho por Bréguet para Napoleón. En la búsqueda de una precisión mayor, los relojeros crearon mecanismos Tourbillon aún más complejos, entre los que se incluyen el Thomas Prescher Triple-Axis-Tourbillon Regulator Sport de 2004.

Calendario perpetuo

Otra complicación considerada como una de “grandeza histórica” es el calendario perpetuo, que permite que un reloj muestre la fecha correcta “perpetuamente” a pesar de los diferentes números de días en ciertos meses y años bisiestos. Este calendario a menudo muestra el día, mes y también las fases lunares. Para que un reloj haga esto todo lo que se necesita es una “memoria” mecánica hecha de cientos de ruedas, engranajes, palancas y otras partes. A pesar de su nombre, casi todos los relojes de este tipo tendrán que ser corregidos en un día el 1 de marzo del año 2100.   Un capricho del calendario gregoriano estipula que este año (además de tres de cuatro años del siglo) no será bisiesto.

Hora saltante

Otro tipo de complicación tiene que ver con la forma en que un reloj muestra la hora; un buen ejemplo son los relojes de hora saltantes, en los que solo se utiliza una manecilla, ya que la hora se muestra en una ventana.

Fuente: diganmecomo.com