Noticias

Colección privada de relojes de bolsillo a subasta en la sala Balclis 0

Colección privada de relojes de bolsillo a subasta en la sala Balclis

Los próximos días 12 y 13 de julio la sala de subastas Balclis subastará un total de 1.959 lotes entre obras de arte, antigüedades y joyas, entre las que destaca una importante colección privada de 43 relojes de bolsillo.

Inicialmente el uso de los relojes de bolsillo estaba restringido a la clase alta como signo de opulencia, y siendo raro antes del fin del siglo XVII. Ya en el siglo XIX se hizo más común, hasta que en el siglo XX como consecuencia de la II Guerra Mundial, se hace reglamentario el uso del reloj de pulsera para sincronizar acciones militares.

Esta singular colección que hoy presentamos a subasta, reúne un total de 54 lotes -43 relojes de bolsillo y 11 complementos de coleccionista, tales como pequeños relojes de sobremesa o châtelaines– que recorre la historia de la relojería en los siglos XVII, XVIII y XIX. A mediados de siglo XVI aparecen los primeros relojes transportables, de la mano de Peter Henlein, humilde cerrajero y relojero bávaro inventor de los relojes de bolsillo. Estas piezas con profusión y en forma ovoidea se conocen en toda Europa como los huevos de Núremberg. Cajas finamente talladas, caladas o pintadas con esmalte y con raros mecanismos que sólo la élite del momento podía adquirir. Podemos hacer referencia, en particular, a una pieza de temprana época del taller de Mattheus Greillach – activo durante el siglo XVII en Alemania-. Se trata de un reloj oval con sonería, brújula e indicador solar, fabricado en el primer tercio del siglo XVII (lote 1). La caja realizada en latón dorado y cincelado está minuciosamente trabajada al gusto manierista, con desnudos femeninos y motivos vegetales propios de la época.

Ya en el siglo XVIII la fabricación de relojes se intensifica, lo que comporta su depreciación, pues hasta este momento sólo las clases altas pueden acceder a ellos. Los centros relojeros hasta entonces conocidos, Núremberg y Augsburgo, entran en crisis y ciudades importantes como Londres y Ginebra ocupan su lugar. Es el caso del reloj con sonería firmado “George Tyler London”, de finales del siglo XVII – principios del siglo XVIII, de manufactura londinense, que muestra una versión más evolucionada (lote 10). Está compuesto por dos agujas que indican horas y minutos, una esfera en plata protegida por un cristal y un mecanismo propio de paletas y algo más preciso. La caja está elaborada en plata cincelada y calada; un material más noble que los utilizados hasta el momento. En los talleres parisinos, sin embargo, se fabrican modelos con carácter propio, de ahí que ganasen renombre a nivel internacional durante la centuria siguiente.

A finales de siglo y en una Europa sumida en pleno caos político, empiezan a realizarse modelos cada vez más suntuosos. Los avances técnicos van a la par que los avances decorativos, hasta el punto de que la belleza de las piezas cobra una mayor importancia. Es por ello que los materiales utilizados sean realizados en esmalte, piedras preciosas hasta pasar por modelos cincelados y grabados. Un claro ejemplo es este modelo suizo realizado en oro y con esfera completamente esmaltada y que consta, además, de una de las innovaciones favoritas de la época: los autómatas. “Reloj con sonería y autómatas firmado “Achard à Genève”, hacia 1750” (lote 37) con un precio de salida de 4.000€ o el lote 33 “Reloj con sonería y autómatas de finales del siglo XVIII” con precio de salida de 3.000€. En ese momento, Suiza adquiere un papel importante en la industria, desplazando paulatinamente a las otras ciudades relojeras, como Augsburgo o Londres.

Por otro lado, y en esta misma subasta, resaltamos más de 1.900 lotes que forman parte de los departamentos de Balclis correspondientes a joyería, arte oriental y ruso, antigüedades, muebles antiguos y de diseño, y pintura y escultura que van desde el siglo XIV hasta la actualidad.

La Sala de Subastas Balclis fundada en 1979, cuenta con más de 30 años de experiencia y más de 200 obras de arte vendidas a los mejores museos nacionales.

Fuente: relojes-especiales


Seiko Prospex Solar

Seiko Prospex Solar

Cuando uno piensa en un reloj Seiko lo hace sabiendo que habla de fiabilidad, calidad y excelentes materiales pero también de medio ambiente, de sostenibilidad y respeto. Bajo estos conceptos han diseñado la nueva colección de cronógrafos Prospex Solar.

Una línea de relojes que reúnen bajo su esfera el savoir faire de Seiko, y las más modernas tecnologías para desarrollar un reloj sostenible y que respete el medio ambiente a partes iguales. Así, se aúna la Alta Relojería y el del respeto al medio ambiente.

La nueva colección de cronógrafos Prospex Solar están equipados con células fotoeléctricas que generan electricidad, obteniendo un movimiento de poco consumo energético con cualquier tipo de luz. Un prodigio tecnológico revolucionario que nos permite cargar una hora de batería en tan sólo un minuto de exposición solar. Un lujo naturalmente natural.

Así es la nueva colección de Seiko Prospex Solar.

Fuente: robbreport.es


Los salones INTERGIFT, BISUTEX y MADRIDJOYA regresan a los recintos feriales en septiembre

Los salones INTERGIFT, BISUTEX y MADRIDJOYA regresan a los recintos feriales en septiembre

Los salones INTERGIFT, BISUTEX y MADRIDJOYA regresan a Ifema del 7 al 11 de septiembre, con lo último de los sectores de la decoración, el regalo, la bisutería, los complementos de moda y la joyería, han informado los recintos feriales en un comunicado.

Más de un millar de empresas participantes y 43.000 visitantes de 80 países participaron ,en la última edición, lo que hacen de esta cita comercial un espacio único para el encuentro profesional y el escaparate de referencia en tendencias y novedades. En la edición de septiembre se orientan especialmente a la campaña de Navidad y Reyes.

A la amplia oferta expositiva que se presentará a lo largo de los pabellones 1, 3, 5, 7, 8, 9 y 10, se sumará el desarrollo de un novedoso programa de actividades, con presentaciones, charlas y talleres prácticos, que ofrecerán a los visitantes algunas de las pautas que les permitirán estar al día en tendencias y hábitos de consumo. También es novedosa la imagen que estrenan los tres salones, basada en un diseño inspirado en el espíritu mediterráneo.

Decoración y el mundo del interiorismo en su más amplia perspectiva, textiles para el hogar, complementos y miles de propuestas en artículos de regalo, conforman la oferta de INTERGIFT, que en esta edición crece en participación empresarial, en contenidos y en novedades.

La oferta del Salón se completará con la organización de una ruta por la feria para decoradores e interioristas, una charla sobre la importancia del decorador-interiorista o los premios a los mejores stands. Todo correrá a cargo del Consejo General de Colegios Oficiales de Decoradores y Diseñadores de Interior.

También amplía su oferta BISUTEX, el Salón Internacional de la Bisutería y Complementos, que ya ha cubierto el 95 por ciento del espacio del pabellón 8. Serán más de 8.000 metros cuadrados de exposición con las tendencias para la nueva temporada otoño-invierno que darán a conocer las empresas punteras del sector, cerca de medio centenar de nuevos expositores o los jóvenes diseñadores situados en los 53 stands minis.

Esta edición vuelve a contar con la representación de grandes zonas productoras de bisutería a través de la Asociación Española de Fabricantes Exportadores de Bisutería y Accesorios. En el capítulo de marroquinería destaca la importante presencia de fabricantes de Ubrique así como de reconocidas marcas de referencia del ‘made in Spain’, como Pertegaz, Coferpiel, Titto Bluni, Agatha Ruiz de la Prada, Rosme, Lotus, J. Ponce-Marisma o Manuel J. Gallardo, entre otras.

Cerca de 200 empresas de una decena de países tomarán parte en MADRID JOYA, la plataforma de referencia del sector joyero en España, que cumple 34 años al servicio de las empresas de esta industria.

Junto a las nuevas propuestas en alta joyería, las colecciones del segmento medio y de gran consumo, las líneas en plata o las soluciones de las industrias afines, el Salón contará con una mayor presencia de empresas de relojería y con un espacio de stands minis que recogerán las propuestas de jóvenes diseñadores y empresas emergentes.

MADRID JOYA, que se celebrará en el Pabellón 10, combinará la exposición comercial con el desarrollo de charlas, talleres y encuentros con bloggers especializados en moda.

Otra de las características de esta edición de INTERGIFT, BISUTEX y MADRID JOYA es su celebración simultánea a los Salones de Moda y Calzado MOMAD METROPOLIS Y MOMAD SHOES.

Serán cinco salones que ocuparán los doce pabellones de Feria de Madrid y que ofrecen información de novedades de grandes sinergias y oportunidades de negocio. Así lo revelan los datos de participación de esta convocatoria, que en su conjunto congregará la oferta de 2.800 empresas y marcas y en la que se espera recibir la visita de más de 60.000 profesionales.

 Fuente: noticias.lainformacion.com


SIAR Madrid 2016: sigue creciendo

Ya se acerca el SIAR Madrid 2016. Lo que en su primera edición del 2014 parecía una compleja aventura de futuro incierto, se está consolidando a marchas forzosas, tanto es así que el SIAR madrileño ha tenido que buscar un nuevo entorno para alojar al creciente número de visitantes y de marcas que en él participan.

Este año, el SIAR Madrid 2016 cambia de recinto pero no se va muy lejos de sus anterior ubicación. Se mantendrá el ambiente venerable y lujoso de anteriores ediciones ya que se celebrará en el prestigioso Palacio de Fernando el Santo, sito en el número 14 de la calle del mismo nombre. Las fechas del Salón son entre el 16 y el 18 de Junio, ambos inclusive.

Como podéis apreciar en el cartel oficial del SIAR madrileño, solo se incrementa en uno el número de participantes para legar a los 14, pero lo que sí hay son variaciones entre los participantes. Así, desaparecen del certamen Audemars Piguet, Bell & Ross, De Bethune, F.P. Journe y MB&F. Se incorporan al SIAR Madrid 2016: Clerc, Ferdinand Berthoud, Frederique Constant, Perrelet, Romain Jerome y Ulysse Nardin. Por su parte se mantienen: Cartier, Chopard, IWC, Jaeger-LeCoultre, Montblanc, Panerai, Piaget y Vacheron Constantin.

En el SIAR Madrid 2016 nuevamente se celebrarán los premios SIAR, en los que se otorgará el galardón, en distintas categorías, a los mejores relojes expuestos en el certamen. Al igual que en la edición anterior, en Watch-Test tendremos el privilegio de formar parte del jurado especializado.

En resumen, y repitiendo lo que ya dije al año pasado. Salvo causa de fuerza mayor, ningún apasionado de la Alta Relojería tiene excusa para no asistir a este SIAR 2016, y menos si residís en Madrid. En él podréis ver muchos de los nuevos relojes que estas marcas han presentado en los recientes certámenes internacionales SIHH y Baselworld, bastantes de los cuales, dado su carácter especial, serán imposibles de ver en las relojerías.

Feunte: watch-test.com


Goles en punto

Goles en punto

La relación entre el fútbol y los relojes se basa en algo más que la estética. Hay imperio mercadotécnico detrás. Lo exploramos

Hay algo en común entre el fútbol y los relojes, por marciana que parezca la comparación, y es que en ambos casos resulta igualmente reduccionista decir que son lo que son. El fútbol es más religión que deporte y el reloj es más proyección de ilusiones que complemento que, de paso, mide el tiempo. De esta capacidad similar de albergar sueños nace, por ejemplo, el reciente compromiso entre el fútbol club Barcelona y la firma Maurice Lacroix; un ejemplo que subraya la compleja, pero no descabellada, relación entre el fútbol y la relojería.

Marc Gläser, director delegado de la casa, lo justiifca de manera diáfana: “Maurice Lacroix busca socios que estén presentes en todo el mundo, para que nosotros también estemos presentes, que sean una comunidad global, y creo que el Barcelona nos puede ayudar mucho en esta proyección; ellos tienen unos 300 millones de fans y un seguimiento en redes sociales impresionante (cien millones). Nos asociamos a un campeón, con una marca con un poder cualitativo muy importante, con gente muy profesional, con una historia llena de éxitos, creo que es un socio muy importante. Y creo que nosotros podemos contribuir también ayudándoles a ellos, por ejemplo en Asia, donde estamos muy implantados y presentamos un mayor poder de desarrollo. Ambos podemos activar mutuamente este tipo de patrocinio”.

Este acuerdo preve el lanzamiento de tres categorías de relojes. “La primera, más asequible, costará unos 500 euros; luego uno más deportivo, mecánico, alrededor de 3.000 euros; y al final, uno de más alta categoría, por así llamarlo ejecutivo, que oscilará alrededor de los 5.000-6.000 euros”. Pero algo se había gestado antes… Como confiesa Gläser: “Mi exmujer es argentina, y mi hijo es un gran fan del Barcelona, los dos se emocionan al ver jugar a Messi, y yo también. El Barcelona juega muy rápido, directo, es el equipo más creativo de todos”

La pregunta que surge al primer toque de balón es: ¿por qué nacen este tipo de relaciones, de ententes cordiales? Según Gerardo Molina, profesor emérito y especialista internacional en marketing deportivo (conocido como el gurú de la mercadotecnia deportiva) y consejero delegado de la agencia Euromericas Sport Marketing: “Podemos situar la relación tan estrecha al comienzo de la década de los años noventa, cuando el deporte se profesionaliza en Europa y en el resto del mundo de manera profunda, lo cual convirtió a las marcas en una herramienta comercial para su crecimiento; a su vez, el deporte ha sido utilizado por las grandes y también la de los relojes como una potente arma de mercadotecnia en la publicidad. Principalmente con el objetivo de generar mayor atención, ganar en credibilidad y conseguir mayor impacto de imagen para movilizar ventas de modo directo con la vinculación a los grandes deportistas, aquellos que son ídolos y autenticas celebridades”.

Prosigue Molina: “Los relojes en mano de un famoso son productos más visibles, y logran huir de la publicidad tradicional en busca de otras experiencias que permitan aparecer en los medios de una manera diferente, por ejemplo en torneos, campeonatos o eventos deportivos especiales. Por ejemplo la unión de Hublot con el equipo del Bayern de Munich y Maurice Lacroix con el Barcelona, en el fútbol; lo mismo sucede con Rafael Nadal y Roger Federer en el tenis o los corredores de la fórmula uno, todos ellos vinculados a sendas marcas relojeras. En un informe, la agencia Euromericas Sport Marketing descubrió que hoy se ha avanzado en este aspecto en donde los jugadores son presentados con un alto perfil por las empresas fabricantes de relojes y elevados al grado de embajadores. También han crecido en la presencia de actos como patrocinador oficiales de los mismos, lo que les permite a las marcas, en ambos casos, poder presentar de manera mas clara sus colecciones a todo el mundo en tiempo real”.

Dejando aparte el dinero (casi nadie quiere hablar en términos crematísticos), habría que abordar el nebuloso mundo de los valores compartidos. Para Bruno Grande, director general de la firma de relojes JeanRichard, que se acaba de convertir en socio global y reloj oficial del Arsenal, “es un patrimonio sólido asociado a un joven espíritu de equipo y a un estilo moderno: Arsenal y la casa JeanRichard comparten la misma filosofía de vida. Estamos considerados como precursores en nuestro campo y tenemos un objetivo común: el de pasar el balón. Los gunners, igual que los empleados de JeanRichard, están sobre el campo de juego para aprovechar cada instante y lograr lo extraordinario cada día, con pasión y respeto”. Alberto Blázquez Manzano, doctorado en Ciencias del Deporte y autor del libro Marketing deportivo en 13 historias, le da otra vuelta de tuerca al sentido de los valores: “Una cuestión importante a tener en cuenta es que generalmente el retorno de patrocinio se suele calcular desde el punto de vista de la empresa patrocinadora y en términos cuantitativos; cuando en este tipo de acuerdo los efectos de la relación son para ambas partes y sus efectos más importantes de posicionamiento en la mente y corazón de los clientes son a medio y largo plazo. Sin embargo, el grado de coherencia entre los valores de la empresa y el deportista/club está muy mediatizado por la necesidad de supervivencia de cada parte, lo cual obliga en ocasiones a pensar a corto plazo sin evaluar los riesgos futuros de un acuerdo de este tipo. Cuando una empresa es capaz de relacionar su ADN con el del club/deportista o el deporte provoca un vínculo más fuerte donde ambas partes salen beneficiadas y multiplican su notoriedad conjuntamente. En este sentido, uno de los retos que tiene toda relación de patrocinio es comunicar claramente sus vínculos y no esperar a que el cliente lo deduzca. Para ello, nada mejor que intentar llegar al corazón de los seguidores. Una historia o una metáfora, donde el héroe y el villano se identifiquen claramente y con un rostro humanizado es una estrategia de seducción muy potente”.

Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona, cuenta: “El FC Barcelona se siente orgulloso por el inicio de este acuerdo con una marca tan moderna y dinámica como Maurice Lacroix. Confiamos en que el éxito de esta alianza estratégica tenga repercusiones a nivel mundial”. Tal como están las cosas, a nivel económico, seguramente estas alianzas entre relojes y clubes estrella de fútbol, dejando a un lado las cuestiones de valores e identificaciones con la camiseta, constituyan una inteligente manera de capear el temporal y obtener beneficios.

Gerardo Molina es claro, y directo, al respecto: “Desde luego, en la delicada y frágil situación financiera que se encuentran los mercados, resulta cada vez más difícil que los consumidores sigan manteniendo el ritmo de compras de una forma impulsiva que se estaban llevando a cabo unos años atrás. Por ello, el marketing deportivo logra potenciar las emociones en la mente de los consumidores e incrementa el deseo por los productos de modo que incita a que se aumenten las oportunidades de gozar de un momento especial, único y exclusivo que requiere o se está dispuesto a complementar con cualquier cosa que excede los medios normales y que además no necesitamos”.

En cualquier caso, más que de dinero contante y sonante, hablamos de, sí, seguramente, imagen de marca. “Una marca es lo que no es la otra, Todas las empresas buscan generar plataformas innovadoras para crear imagen, sino desaparecen del mercado, La competencia es feroz, cada año millones de nuevos productos salen al mercado y la mayoría muere en el anonimato. El deporte evita que esto suceda por ello, la industria de los relojes hoy tiene la mayor injerencia que en toda su historia desde que existe el deporte, hoy también una de las mas poderosos del mundo, lideradas por el fútbol. La clave es saber que el dinero es un medio no un fin, sin embargo sobran los casos de empresas que han querido hacer dinero con el dinero y ese modelo no es sustentable ni desde el punto de vista económico ni moral”, añade Molina.

¿Nos olvidamos entonces de los valores deportivos puros y duros, educativos, sociales? No todo es dinero, ni mercadotecnia, afortunadamente, creemos… “El hecho de cuantificar en términos económicos una relación para evaluar sus resultados no tendría por qué influir en los valores educativos y deportivos; siempre y cuando estén claramente definidos los límites de la relación”, añade Alberto Blázquez Manzano. “Cuando alguna de las partes sobrepasa su poder de influencia es cuando la relación corre riesgo. Se trata de una situación fácilmente comprensible y similar a la que podría producirse entre las personas. Por ello, es fundamental que cada parte defina claramente su ADN presente y futuro (valores, misión y visión) y los límites de interacción”.

Un reloj para cada club

Kino Verdú:

  • Maurice Lacroix-FC Barcelona: En agosto presentarán los modelos para cada jugador de la plantilla. Mientras nos quedamos con las palabras de Marc Gläser: “El Barcelona es un club diferente a los demás, y es más que un club; y Maurice Lacroix ha demostrado en los últimos años que también somos creativos y que hacemos las cosas de manera diferente”.
  • JeanRichard-Arsenal FC: En tanto que socio global y ‘reloj oficial’ del Arsenal, la marca apoyará en lo sucesivo a los Gunners tanto en casa, en el Emirates Stadium, como en sus desplazamientos a otros campos.
  • Rotary-Chelsea: El pasado mes de diciembre firmaron un acuerdo para convertirse durante los próximos cuatro años en Global Official Timekeeper del Chelsea. La alianza incluye dos relojes Edición Especial numerados, cuarzos y cronógrafos.
  • Hublot-FC Bayern Munich: Desde hace dos años Hublot es la ‘marca’ relojera del Bayern. El resultado es un King Power cronógrafo de titanio con un indicador de 45 minutos limitado a 200 piezas y los colores, claro, del club de fútbol.
  • Hublot-Juventus Turin: El pasado verano, la Vecchia Signora presentó el King Power en fibra de carbono y 48 mm de diámetro que representa el reloj oficial del equipo. Por supuesto es un cronógrafo (estamos hablando de fútbol…).
  • Hublot-Manchester United: La marca oficial de los mejores clubes de fútbol europeos (Hublot) mantiene su alianza con los Red Devil (hablemos del Manchester United) desde el año 2011. Claro, es un King Power… con la firma de Sir Alex Ferguson.
  • Hublot-Paris St. Germain: El pasado 26 de septiembre presentaron el acuerdo por el cual la firma relojera se convierte en cronometrador oficial del club, lo que conlleva un reloj especial: el King Power Paris Saint-Germain.

Fuente: elpais.com


40 Aniversario Icon Avance El PSOE ofrece más propuestas sociales para frenar a Podemos y otras cuatro claves del día » El lujo de mirar la hora a golpe de muñeca

El lujo de mirar la hora a golpe de muñeca

Del 16 al 18 de junio se celebra en Madrid el Salón Internacional de la Alta Relojería, SIAR. Estas son las claves de esta edición.

El origen de este evento hay que buscarlo en México. En el año 2007, Carlos Alonso, editor de una revista de relojes, decidió montar allí el primer SIAR, y se ha convertido ya en una de las citas relojeras más importantes del mundo. “Un salón como este sirve para lo mismo que Arco para el arte o la Fashion Week Madrid para la moda. Para convertir el reloj en un acontecimiento. No puede ser que un mundo como el del reloj reciba en la feria de Baselworld (Basilea) 4.000 periodistas cada año y España, que antes de la crisis estaba entre los diez principales países en el sector, no tuviera un evento de alta relojería. También buscamos que las marcas pongan de nuevo la mirada en este país porque llevábamos unos años escuchando que en España no ocurría nada”, confiesa Carlos Alonso.

Esta edición, además, estrena nueva ubicación: el Palacete Fernando el Santo (en el número 14 de dicha calle), un espacio con encanto en el que las principales marcas relojeras y una cuidada selección de artesanos independientes desplegarán sus piezas, las últimas creaciones, relojes excepcionales, en fin, una cita para el deleite de coleccionistas y aficionados al noble arte de la de la relojería.

La edición del pasado año en Madrid congregó a más de 4.000 visitantes, que degustaron las piezas de 15 marcas, el mismo número de manufacturas que asentarán sus creaciones este año. Entre ellas, debuta Ferdinand Berthoud, “uno de los mayores genios de la relojería clásica”, apunta Carlos Alonso, quien añade otros puntos calientes de la feria: “También nos visita Romain Jerome y su pop-art-horlogerie, una marca muy propositiva en sus asociaciones estéticas. O Frédérique Constant, el milagro de la manufactura democrática ginebrina con relojes complicados de precio moderado. Pero sin duda el gran acontecimiento es que Vacheron Constantin está pensando traer su Ref. 57260, el reloj más complicado de la historia, con 57 complicaciones, que fue lanzado en septiembre de 2015 para conmemorar el 260 aniversario de la firma. Será un acontecimiento porque este reloj ha sido un encargo de un coleccionista americano y es muy raro verlo en público”

Lo que no se puede olvidar es que el mundo del lujo, y la alta relojería lo es, está viviendo tiempos muy convulsos: que si la crisis, que si China… “En los casi 30 años que llevo en el mundo de los relojes nunca había visto un periodo tan cambiante. La información por Internet, las redes sociales y la venta on-line están cambiando los hábitos y hasta la percepción del reloj. Un estudio global reciente dice que el 70% de los consumidores forman su criterio de compra en un medio digital, pero el mismo porcentaje prefiere comprarlo en una boutique tradicional. Creo que cuanto más arriba está la marca en su valor técnico e histórico más fortalecida va a salir de este cambio de era. Pensaba que los relojes inteligentes desplazarían a los relojes de cuarzo de precio económico, pero acabo de regresar de Japón y el director general de Citizen me convenció de lo contrario y ellos conocen muy bien desde la crisis del cuarzo de los años 70 al cliente que compra relojes con los últimos avances. Su versión es que el Apple Watch como accesorio de muñeca que da accidentalmente la hora será obsoleto pronto, como pasó con el iPod porque su funcionalidad estaba incluida en el iPhone. La tecnología es efímera pero los relojes no. Sobrevivirá cualquier reloj que aporte valores propiamente relojeros: precisión, calendario, hora mundial… Bueno, eso espero”, comenta Carlos Alonso.

Al SIAR de Madrid, que está a punto de abrir sus puertas, se va a ver relojes, a disfrutarlos, paladearlos, sorprenderse con su microingeniería y su delicada artesanía. Carlos Alonso disecciona con precisión en qué consiste eso de amar la relojería: “Me gusta la frase del chef Anthony Bourdain: ‘La gente sigue siendo un misterio, pero la comida no. Sé lo que miro cuando veo un solomillo perfecto’. Pues eso, pero cambiando comida por relojes y solomillo por cronógrafos. El reloj es el objeto portable de uso frecuente que encierra más valor artístico, técnico y emocional. Es como un pequeño duende que lleva el conteo de tus horas y creo que todos valoramos nuestro tiempo por encima de cualquier otra cosa. Cuando entras al mundo de los relojes ya no sales de él. Es como una secta renacentista de pertenencia voluntaria”.

Fuente: elpais.com


Este reloj de Super Mario puede ser tuyo por $19.000 dólares

Este reloj de Super Mario puede ser tuyo por $19.000 dólares

Cuando de relojes se trata, uno que sea mecánico y de buena marca y calidad te puede llegar a costar una pequeña fortuna, aunque en muchos casos ese precio está justificado, ya que la mayoría de estos relojes pueden llegar a durarnos generaciones incluso, siempre y cuando reciban un mantenimiento en forma periódica.

A lo largo de los años han llegado hasta el mercado relojes que están inspirados en videojuegos, en series de TV, en películas, en dibujos animados, etc., y estos relojes en algunos casos son baratos y en otros son caros. Pues aquí tenemos un ejemplo perfecto del segundo caso.

Para celebrar el aniversario número 30 de los videojuegos de Super Mario Bros, Nintendo ha decidido unirse al fabricante Romain Jerome para crear un reloj de lujo basado en su conocida franquicia de juegos.

Como podemos ver, se trata de un estupendo reloj de Super Mario, y por supuesto es una edición limitada de la cual existen muy pocas unidades. Solamente 85 unidades del reloj han sido fabricadas, y cada una está a la venta por $19.000 dólares, o para ser más exactos, por $18.950 dólares.

Para comprar un reloj como este necesitamos dos cosas: un gran fanatismo y una gran cantidad de dinero. O bien, si eres un coleccionista, quizá también te pueda interesar comprarlo, puede que algún día su precio suba hasta las nubes.

El reloj cuenta con varios detalles de juegos de Mario, incluyendo no solo al personaje protagonista, sino también algunas de las clásicas nubes y un pequeño hongo. Cabe mencionar que está completamente esmaltado y pintado a mano, así que pueden estar seguros de que se trata de un reloj cuya calidad es de punta.

Fuente: tecnomagazine.net


El relojero recobra su gloria

El relojero recobra su gloria

Se descubre una placa en honor de José Rodríguez Conejero, Losada, que donó en 1866 el reloj de la Puerta del Sol

Madrid satisfizo en Diciembre de 2014 una flagrante deuda. La había contraído en 1866 con un hombre esforzado y singular: José Rodríguez Conejero. Más conocido por Losada, fue el artesano que construyó y regaló a la ciudad el reloj que marca para toda España, ahora entre campanadas y uvas, el bullicioso tránsito entre el último día del año y el primero del que comienza, desde su atalaya de la Puerta del Sol. Una placa, descubierta por el presidente Ignacio González en la Casa del Correo, sede del Gobierno autónomo, lleva desde ayer el nombre del donante que, por sus ideas antiabsolutistas, vivió exiliado en Inglaterra, donde murió en 1870.

Losada había nacido en 1797 en una familia campesina en Iruela, pueblecito leonés de 50 vecinos del área de Ponferrada. De mozo, ingresó en el Ejército, donde adquirió el grado de teniente de Caballería. Opuesto al dictado absolutista de Fernando VII, se adentró en círculos conspiradores clandestinos. Para desbaratar estos grupos, acostumbraba a introducirse en ellos, disfrazado, un superintendente policial de apellido Zorrilla. El policía, ataviado como un fraile, sería descubierto, retenido y obligado a firmarle a Losada un salvoconducto con el que huyó a Francia. En España dejaba, entre sus mejores amigos, al poeta José Zorrilla, hijo de su cruel perseguidor.

Sus pasos le guiaron en 1830 a Inglaterra, donde, fascinado por el arte de la relojería, se consagraría a tal menester, presumiblemente aprendido de relojeros militares durante su estadía en filas. En 1835 contaba ya con una relojería propia en el 155 de Regent Street, una de las calles más cotizadas de Londres. Allí casó con Anne Hamilton Sinclair, con la cual no tendría descendencia. Losada mantendría en la rebotica de su tienda una tertulia por la cual pasarían personalidades como el general Juan Prim i Prat y otros ilustres exiliados. Pese a sus 40 años en el exilio, profesó un profundo amor hacia España, su patria, adonde regresó en tres ocasiones, la última, en 1868. Testaría sus últimas voluntades en Cádiz. En el Observatorio de San Fernando se conservan algunas de sus mejores obras, como reguladores astronómicos y cronómetros para la navegación, construidos por encargo de la Marina española, su más firme cliente. Entre su distinguida clientela figuraban desde Isabel II a Victoria de Inglaterra. La especialidad más lucrativa de Losada había sido la saboneta, un reloj generalmente en oro amarillo de 18 quilates, esmaltado y con dos o tres tapas decoradas —al igual que los biseles de sus cristales—, con bellos motivos florales. Una saboneta, con diamantes y rubíes, le sería encargada por la Armada, que invirtió en ella 39.400 reales de vellón, para regalar al almirante Casto Méndez Núñez, por su actitud en la batalla de El Callao.

Hasta 6.275 relojes de bolsillo, de cabecera, taberna y bitácora, salieron del taller de Losada, que cobró universalidad gracias al reloj de torre que corona el edificio cimero de la Puerta del Sol. “Funciona desde 1866 con cuatro segundos de retraso mensual”, explica Jesús López Terradas, relojero de la Casa Losada que adoptó en 1981 el nombre del gran artesano leonés. Un sistema de pesas, conectado por grandes cables a un núcleo de ruedas dentadas, una de ellas regulada por un mecanismo de áncora, por gravedad despliega un movimiento que enviará su energía a las agujas del gran reloj, rematadas por flores de lis, sobre las cuatro esferas de cobre esmaltado blanco, visibles desde el exterior con su numeración en caracteres romanos, incluido el IIII. Tiene autonomía para una semana. Del reloj cuelga un péndulo de tres metros, que cubre su recorrido en dos segundos. Complementa el sistema una gran bola de latón dorado, cuyo rotundo descenso inaugura el comienzo del año nuevo.

Fuente: elpais.com


Por qué los relojes siempre han tenido tanto que ver con los aviones

Por qué los relojes siempre han tenido tanto que ver con los aviones

17 de diciembre de 1903, a las 0:35 de la mañana. Es la fecha y la hora exactas en que comenzaba una nueva era para el hombre: la era de la aeronáutica. Todo ocurría en la colina de Kill Devil, en la localidad de Kitty Hawk, en Carolina del Norte. Allí, los hermanos Wright veían realizado uno de sus sueños: volar.
Llevaban tiempo investigando sobre cómo podían fabricar una máquina voladora, dotada de motor, con la que el hombre pudiese surcar el cielo, y lo consiguieron. Pilotado por Orville Wright, construido junto a su hermano Wilbur y bautizado como Flyer, la máquina voladora realizó esa mañana cuatro vuelos.

En el primero de ellos se mantuvo en el aire doce segundos, en los que consiguió recorrer una distancia de 36,5 metros. Fue el primer vuelo controlado, propulsado y pilotado de la historia. Los hermanos Wright continuaron desde entonces con sus trabajos, los cuales obtuvieron nuevos resultados y alumbraron otros ingenios voladores, como el Flyer II de 1904 ó el Flyer III de 1905.

Otro pionero de la aviación es el brasileño Alberto Santos Dumont, gran amigo de Louis Cartier: el joyero francés diseñó en 1904 el modelo de pulsera que lleva su nombre, Santos, para que pudiese leer la hora en pleno vuelo. En Brasil está considerado como el padre de la aviación, pasando a la historia por ser el primer hombre en llevar a cabo el primer vuelo-salto, atestiguado oficialmente, de un avión propulsado y tripulado en Europa. El 12 de noviembre de 1906, en el Bois de Boulogne, logró recorrer una distancia de 220 metros en 21,2 segundos con su propio aeroplano, el 14 Bis.

Otra fecha importante en la era aeronáutica es el 25 de julio de 1909, día en el que el francés Louis Blériot se convirtió en el primer hombre en cruzar el Canal de La Mancha en aeroplano. Blériot sería posteriormente el nombre de algunos aviones, cosa que también ocurriría con el nombre Breguet.

Louis Breguet fue uno de los principales innovadores de la aviación francesa, desarrollando entre otros, el biplano Breguet I en 1909. El 23 de marzo de 1911 hacía historia transportando a once personas sobre una distancia de cinco kilómetros a los mandos de un voluminoso monoplano en parasol de diseño propio.
Años más tarde, durante la Primera Guerra Mundial, se crean por vez primera las fuerzas aéreas en ambos bandos, lo que supone el comienzo de la aviación militar. Durante estos años comienzan a popularizarse el reloj de pulsera entre los soldados y los pilotos, que resulta ser más práctico que el reloj de bolsillo, tanto en tierra como en el aire.

Otra figura importante del mundo de la aviación (y asociada directamente a la relojería), es el capitán Charles Lindbergh, quien a los mandos del Spirit of St. Louis lleva a cabo la primera travesía del Atlántico Norte, en solitario y sin escalas. Realizó su hazaña los días 20 y 21 de mayo de 1297 y cubrió la distancia de 5.780 kilómetros que une Long Island (NY) con Le Bourget (París)
Años más tarde, en 1939, daba comienzo la Segunda Guerra Mundial. Ya en estos años era más común el reloj de pulsera y, en concreto para los pilotos civiles y militares, se trataba de un elemento completamente indispensable para realizar con eficacia su labor.

Con el paso de los años, el hombre ha ido consiguiendo otros logros aéreos, incluso otro hecho de gran relevancia histórica que no habría sido posible sin la ayuda de la aeronáutica: la llegada a la luna el 21 de julio de 1969.
Los relojes han estado presentes en el nacimiento de la aviación. Desde que acompañaron a los hermanos Wright aquella mañana de 1903 se han convertido en un instrumento indispensable para realizar cálculos y mediciones en la navegación aérea. Muchas firmas de relojería han fabricado piezas específicas destinadas a los pilotos o relacionadas directamente con la aviación. Son muchas y eso hace imposible plasmar todas ellas en este espacio, pero citaremos algunas:

Lange & Söhne: la casa de Glashu¨tte realizó piezas de gran calidad para la aviación, siendo uno de los proveedores de Lutwaffe alemana durante la Segunda Guerra Mundial. Utilizó calibres de bolsillo (Lange 48/1, por ejemplo), para adaptarlos a relojes de pulsera con 55 milímetros de diámetro. Aunque enormes, la legibilidad, además de la precisión, era indispensable en las alturas.

Bell & Ross: desde su nacimiento, sus relojes han estado inspirados en la aviación, de la que se ha inspirado para realizar piezas de gran visibilidad, sencillas, precisas, funcionales y fiables.

Breguet: Louis Breguet fue uno de los fundadores de Air France en 1933. Su modelo Type XX fue creado en los 50 especialmente para la aviación francesa.

Breitling: siempre relacionada con la aviación, son famosos sus relojes con regla de cálculo. Posee ediciones limitadas que homenajean hitos de la aeronáutica (como a los Wright), líneas con nombres como Navitimer, Airbourne o Cosmonaute, diversas patrullas aéreas como los Fighters, Eagles o los Wingwalkers, y hasta un avión, Superconstellation.

IWC: una de las grandes pioneras en este campo desde su Mark IX. Posee una colección completa de relojes de aviación y también sirvió a la Lutwaffe. Gran Aviador, Spitfire… Jaeger-LeCoultre: fue proveedor de la aviación francesa por la precisión de sus contadores de vuelo. Destaca su Chronofight.

Longines: su colección Avigation, que proviene de la unión de las palabras aviation y navigation, designa un término de navegación aérea que a principio de los años 20 creó el militar americano Philip Weems (Longines Weems Second-Setting Watch). También crearon, junto a Charles Lindbergh, el reloj que lleva su nombre y con el que realizó su hazaña del Atlántico Norte.

Omega: hizo piezas para la R.A.F. en 1914. Y qué decir de su Speedmaster y la Luna…

Oris: hay que mencionar sus modelos Big Crown, que fueron suministrados a la aviación aliada en la Segunda Guerra Mundial.

Otras firmas a destacar son Alpina, Blancpain, Chronoswiss, Ebel, Fortis, Hamilton, Hanhart, Glashu¨tte, Glycine, Laco, Revue Thommen, Stowa, Tutima, Wempe o Zenith, pero como anunciamos al principio, no habría suficiente espacio ni en todo el número.

Fuente: elpais.com


Omega, cronometrador oficial de los JJOO de Río 2016

Omega, cronometrador oficial de los JJOO de Río 2016

Mazinger Z y Afrodita A, Pedro y Heidi, Jackie y Nuca, … JJOO y … Omega. Aunque este juego de asociaciones inicial parezca más un capítulo del ahora archiconocido “Yo fui a EGB”, la verdad es que la última pareja de la serie no puede ser más cierta habiendo superado, además, las barreras del tiempo a las que sí sucumbieron los dibujos animados de mi infancia (sólo fines de semana). En fin, la cuestión es que el pasado miércoles, 6 de abril de 2016, los Juegos Olímpicos Modernos cumplían nada más y nada menos que 120 años y Omega aprovechaba la efemérides para recordarnos que, por una edición más, y ya sumarán 26 desde 1932, actuará como Cronometrador Oficial de los JJOO de Río 2016.

Haciendo un poco de historia y reproduciendo la información contenida en la nota de prensa, el 6 de abril se cumplieron 120 años de la inauguración en Atenas de los primeros Juegos Olímpicos modernos, conocidos como los Juegos de la I Olimpiada. Desde que el sueño de Pierre de Coubertin – el padre de los Juegos modernos – se convirtiera en realidad en 1896, han tenido lugar muchos cambios tanto en el número de atletas participantes, como en las disciplinas y la forma de cronometrarlas.

1932 fue el primer año en el que una compañía privada se encargó de cronometrar todos los eventos en los Juegos Olímpicos. Fue en Los Ángeles, y OMEGA tuvo el honor de ser la encargada de suministrar un profesional de cronometraje y 30 cronógrafos de alta precisión que previamente habían sido certificados por el Observatorio de Neuchâtel.

En 26 ocasiones desde 1932, OMEGA ha cumplido el papel de cronometrador oficial en los Juegos Olímpicos. El próximo 5 de agosto arrancarán los primeros Juegos Olímpicos que se celebran en América del Sur y, mientras la atención del mundo se centra en Río de Janeiro, OMEGA asumirá su función por vigesimoséptima vez.

A lo largo de su historia como cronometrador oficial de los Juegos Olímpicos, OMEGA ha ayudado a capturar algunos de los más notables momentos deportivos. La victoria es en ocasiones una cuestión de centésimas, y en Río de Janeiro las cifras hablan por sí solas: habrá 335 marcadores específicos, 79 marcadores genéricos, 480 profesionales de cronometraje, 450 toneladas de material y 200 km de cables y fibra óptica.

Fuente: watch-test.com