El lado más salvaje de la firma Artya: casquillos de bala en el reloj

Si algo incuestionable tiene la pequeña firma relojera suiza Artya es que cumple lo que promete. Y bajo el nombre de Son of a Gun –que tiene varias acepciones en inglés, la mayoría malsonantes— la manufactura lanza un modelo de edición única en acero negro 316 y fibra de carbono en el que destacan seis auténticos casquillos de bala ‘flotando’ entre la caja y el dial.

El reloj cuenta con un movimiento propio y una reserva de marcha de 50 horas que indica horas, minutos y segundos, con correa de piel natural y cristal de zafiro antirreflejante.
En este caso se trata de auténtica narrativa relojera y ese es precisamente el slogan de la casa: ‘Manufactura de emociones’. El coleccionista que compre este mecanismo de 13.800 euros se llevará consigo un fragmento de la historia del Oeste americano puesto que los casquillos corresponden a un calibre 22 Flobert, un tipo de bala inventada en 1845 y que supuso un avance cualitativo en la industria del armamento. Fueron los primeros cartuchos con percusión anular (en el centro de la base) del mundo.

Para más información consultar artículo original