El mercado gris frena el crecimiento de Swatch

El grupo relojero suizo ha cerrado el primer semestre de este año con un descenso del 4,4% en su facturación, con 4.078 millones de francos suizos (3.710 millones de euros) y del 13% en su beneficio, que cae hasta los 547 millones de francos (499 millones de euros).

Se trata de unos resultados dispares, pues mientras la compañía destaca el “buen comportamiento en mercados como China, Japón o Estados Unidos” la caída ha venido de la mano de Europa, Oriente Medio y Sudamérica.

Y Swatch achaca este desplome precisamente a la acción del mercado gris en buena parte de esos países: “el mercado gris ha privado al grupo de cientos de millones en beneficios durante el primer semestre” aseguran y anuncian “medidas severas” contra esos distribuidores aunque no detalla qué tipo de acciones llevará a cabo.

¿Qué es el mercado gris?

El conocido como grey market (mercado gris) es un anglicismo que se refiere al flujo de mercancías realizado a través de los canales de distribución diferentes a los autorizados por el fabricante o el productor.

No debe confundirse con el ‘mercado negro’, puesto que se trata de productos legales, sólo que vendidos por distribuidores que no tienen la concesión del fabricante, o directamente a través de internet.

Se trata de un fenómeno muy vinculado a la globalización: Los mayoristas compran la mercancía donde está disponible a mejor precio, la importan legalmente al mercado objetivo y la venden un precio por debajo del que se ‘impone’ a los distribuidores oficiales en el país. Con la venta online este sistema se ha generalizado y son precisamente las compañías más grandes las que sufren sus efectos.

Para más información consultar artículo original