La Joyería comienza a prepararse para la desescalada

Cada vez más se está empezando escuchar la manera en la que se producirá la llamada ‘desescalada’ tras la pandemia, que esperemos acabe traduciéndose en la reapertura de los comercios minoristas de joyería y relojería, y con ellos la reactivación de talleres, fabricantes e industrias afines.

“La actual previsión apunta a que a mediados o finales del mes de mayo se podría dar este escenario” según apuntan desde el Colegio de Joyeros de Cataluña, aunque es cierto que las informaciones desde las diferentes administraciones resultan contradictorias.

“Creemos que es muy importante disponer de un protocolo con esta anticipación, cuando prácticamente nadie ha dado todavía pautas al respecto. Así puede planificar con tiempo el que te puede afectar” nos explican.

LA DESINFECCIÓN DE LAS PIEZAS

Actualmente se están haciendo todavía estudios sobre la pervivencia del Coronavirus en diferentes tipos de superficies, texturas, condiciones ambientales (humedad, temperatura …). Aunque hay muchos factores a tener en cuenta, los estudios realizados hasta el momento indican que en ambientes con temperaturas que oscilan entre los 21 y 23 grados centígrados, y con un 40% de humedad, el coronavirus se mantiene activo hasta:

  • 4 horas en superficies de cobre
  • 4 horas en madera,
  • 24 horas en cartón
  • 42 horas en metal
  • 48 horas en el acero inoxidable
  • Incluso 72 horas en plástico.

Técnicas recomendadas para la desinfección

Cada vez que se ofrezca una pieza a un cliente para probar, esta se deberá limpiar con agua oxigenada antes de guardarla. Esta limpieza se realizará sumergiendo la pieza en un baño de agua oxigenada al 5%, en un recipiente de acero inoxidable o vidrio y se hará con guantes de nitrilo. En el caso de perlas, se evitará este tratamiento por ser perjudicial para la pieza. El mismo será necesario aplicar en caso de piezas recibidas a los negocios de compra-venta de joyas y oro.

Alternativamente se puede desinfectar con una mezcla de vinagre blanco con bicarbonato sódico (pero tenga en cuenta el posible olor): media taza de vinagre blanco + dos cucharadas de bicarbonato sódico. Esta disolución mezclada se vierte en un recipiente limpio donde se dejarán en remojo durante aproximadamente 2 horas. Una vez transcurrido el tiempo estos metales preciosos se enjuagan con agua limpia y se procede a su secado con un paño de textura suave

Respecto a la desinfección con luz ultravioleta, es posible pero no todas las ondas de luz ultravioleta sirven igual. En principio se nos ha aconsejado la bombilla de luz ultravioleta lejana de onda corta (UVC), pero puede tener inconvenientes según comentan a continuación:

UVA: La radiación UVA es la menos nociva.

UVB: Es biológicamente muy activa

UVC: Es la más nociva por su gran energía. Por lo tanto tener cuidado, ya que esta luz ultravioleta es un peligro para la salud humana ya que puede provocar cáncer de piel y cataratas, lo que impide su uso en espacios públicos. También se ha de estudiar si por el mismo motivo podría afectar a algunas gemas de color o causar la depolimerización del caucho si se expone mucho tiempo.

Para más información consultar artículo original