The Longines Master Collection: la luna en la muñeca

Elegancia, carácter y pureza son los tres pilares en los que la marca se ha basado para ofrecer una amplia gama de movimientos mecánicos en exclusiva, para los amantes de lo excepcional.

La introducción en los modelos de caballero hace dos años de las fases de la luna, supuso un punto clave en las novedades de este año 2021. Se trata de un reto de gran envergadura, introducir este elemento en una caja de 34 mm no es nada fácil, pero responde a unas altas exigencias de un público femenino entregado, que busca un aspecto técnico pero fino a su vez. La alquimia especial se produce cuando la elegancia del poder femino se alinea con el entramado relojero. La energía que desprende este elemento joyero supone una fuente de inspiración, aprovechada por los diseñadores y relojeros de la marca del reloj de arena alado. The Longines Master Collection enriquece una pieza tan femenina como técnica.

La caja ya está disponible en 34 mm con una selección de colores a elegir para las correas (rojo, azul, topo), o con una pulsera de acero cuya caída consigue una finura y comodidad renovadas. Podríamos pensar que es la elegancia en su expresión más sencilla, pero ello sin contar la complicación que esconde esta pieza (presentación de las fases de la luna y fecha con aguja a las seis), cuya integración ha requerido un minucioso trabajo para conseguir una armonía en las proporciones de la caja.

Características del The Longines Master Collection

El movimiento que ofrece es de calibre exclusivo y automático, L.899.5. Puede observarse a través de un cristal de zafiro, está equipado con una espiral de silicio,a la vez ligera, antimagnética, resistente, inoxidable y sin que le afecte la dilatación térmica. Como garantía de su fiabilidad se ofrece una garantía de 5 años para estos nuevos relojes.

En la cara visible, su esfera de nácar lo hace inigualable presentando una sutileza que desprenden los índices de diamantes. También está disponible en azul con efectos rayos de sol, y los puristas sabrán apreciar el ya clásico imprescindible plateado «grano de cebada», emblemático de The Longines Master Collection. Estos modelos buscan decorar la muñeca de una mujer enérgica y empoderada de carácter asertivo. Para la marca es todo un privilegio poder ofrecerles la luna mediante una piedra de alta tecnología, que late al ritmo de elegancia y feminidad respetando siempre la tradición relojera.

Para más información consultar artículo original